La caries infantil y cómo evitarla


Cuando su bebé llora ¿le da usted un biberón con leche, jugo de fruta o u otro liquido endulzado para que se tranquilice? ¿O le deja un biberón en la siesta o a la hora de dormir?
Ambas costumbres pueden causar caries dentales a su bebé. Desgraciadamente el pecho dado durante largo tiempo puede causar daño a los dientes de leche. A este tipo de caries de biberón y el propósito de este artículo es explicar las sencillas precauciones que se deben tener para evitarlas y mantener saludable primera definición de su niño.

¿Qué son las caries de biberón?

Son las lesiones que se presentan en los dientecitos de niños que todavía toman leche en biberón como principal alimento. Se presentan más frecuentes en los dientes superiores centrales, pero pueden afectar a cualquier otro diente, destruyendo poco apoco llegando a la destrucción total.

¿Cuál es la causa de las caries de biberón?

Este tipo de caries resulta cuando se le da al niño con frecuencia líquidos dulces que se acumulan alrededor de los dientes por largos periodos. Muchos líquidos azucarados pueden provocar problemas, la leche de vaca, las leches de fórmula, los jugos de frutas y las aguas de cualquier tipo que contengan azúcar.
Las bacterias que viven en la boca se alimentan de los azucares y producen ácidos que atacan el esmalte de los dientes. Cada vez que su niño toma un biberón estos ácidos actúan en su boca degradando los dientes.
El origen de este tipo de caries no es tan importante lo que se pone el biberón al niño si no la frecuencia con lo que recibe y el tiempo que se mantiene en la boca. No es buena idea darle biberón con líquidos azucarados muchas veces al día, como es tampoco dejarlo que se duerma a la hora de la siesta o en la noche con el biberón en la boca.

¿Por qué son importantes los dientes temporales (Dientes de Leche)?

Los niños necesitan dientes fuertes y saludables para masticar sus alimentos, hablar y tener una sonrisa atractiva. Los dientes de leche cumplen todas esas funciones, pero además conservan el espacio en la mandíbula y el maxilar para los demás dientes permanentes. Si un niño pierde prematuramente un diente de leche, los que están a los lados tienden a ocupar su lugar y cuando quiera salir el permanente que le sigue puede que no encuentre espacio suficiente. Esto puede hacer que los dientes permanentes salgan chuecos o apiñados.

¿Cómo prevenir las caries de biberón?

Muchas mamás y papás no están conscientes de que los dientecitos del bebé puedan dañarse en poco tiempo después de que han salido. Se puede proteger los dientes del bebé y ayudar a prevenir la caries dental siguiendo los siguientes consejos:
Después de cada alimento limpie las encías del bebé con una toalla limpia o con una gasa humedecida en agua. Tan pronto como le salga el primer diente empiece a jugar a lavarle los dientes con un cepillo muy suave. Continúe limpiando las encías vacías con la toalla o la gasa. Empiece a usar la seda dental cuando le hayan salido todos los dientes de leche. Recuerde que el ejemplo de los padres es fundamentalmente para que un niño adopte un hábito.
Si es necesario darle algo entre horas de comida, a la hora de la siesta o a la hora de dormir, denle un biberón de agua sin azúcar, o un chupón anatómico limpio que le haya recomendado su pediatra o dentista. Nunca le dé al bebé un chupón mojado en un líquido azucarado o los que vienen rellenos de miel.
Acostumbre a su bebé a tomar leche o la formula sin azúcar adicional. Si el niño está recibiendo una nutrición balanceada con frutas. Verduras y proteínas, esa azúcar no le hace falta. Evite también añadirle preparados comerciales de chocolate u otros sabores que también contengan azúcar. No le dé al bebé aguas azucaradas ni refrescos con el biberón. No acostumbre conceder golosinas o dulces como premio. En la primera etapa de la vida el azúcar es el enemigo número uno de los dientes y sobre todo si existe una adecuada limpieza.
Si donde usted vive el agua no contiene suficiente flúor natural o agregado en las plantas potabilizadoras, pídale a su dentista que le recomiende otra forma de darle flúor necesario al bebé. El flúor es una sustancia que endurece el esmalte de los dientes haciéndolos más resistentes a los ataques del ácido que producen las bacterias.
Lleve a su bebé al dentista por primera vez alrededor de su primer cumpleaños. De ahí en adelante llévelo con regularidad. Una vez cada seis meses es una buena rutina para toda la familia. Un niño criado así nunca tendrá miedo al dentista y nunca tendrá problemas graves en sus dientes.
 

< Regresar

 

Vuelve a Sonreír

 

::: Sucursal Implantes dentales :::

Emiliano Zapata S/N esquina privada Santa Cecilia Col. Santa Ursula Texcoco, Edo. de México C.P. 56150

Teléfono 1: 01 595 95 5 34 87

Teléfono 2: 01 595 93 146 30

::: Sucursal Punto Doc :::

2a. Cda. Las Salinas, San Pedro, Texcoco de Mora, Estado de México.

Teléfono: 01 595 95 4 56 94